miércoles, 22 de febrero de 2017

Vieja escuela nº 2



La comunidad de autores hispanohablantes reunida en torno a Google+ continúa dando sus frutos, y el fanzine Vieja Escuela vuelve a la palestra con su segunda entrega. Hace tres meses (noviembre de 2016) tuve ocasión de hacerme con el número inaugural, tal y cómo conté en su momento. Su tirada de 200 ejemplares se agotó muy pronto, sinónimo de que la iniciativa ha gozado de las simpatías del grueso de aficionados a los juegos relacionados con el OSR

Mis sensaciones positivas sobre el proyecto se han visto refrendadas tras una lectura en profundidad del contenido de esta nueva entrega. Si bien en términos generales se mantiene el mismo tono y estilo del anterior número —supongo que en parte debido a que ahora están apareciendo los artículos que se quedaron sin publicar en la primera entrega—, +Eneko Menica y +Eneko Palencia (coordinadores y responsables del proyecto) han introducido ciertas mejoras.


En primer lugar, se ha aumentado el número de páginas de 24 a 36, a costa de aumentar el precio 50 céntimos (de 1,50€ a 2€). El aumento es proporcional y creo que está totalmente justificado. En su día ya comenté que esperaba un mayor número de páginas para la siguiente entrega por la sencilla razón de que los autores y contribuyentes deben poder explayarse a gusto. Así mismo, abandonar el corsé de dos páginas por artículo ha sido una gran decisión. En este aspecto, podemos encontrar cuatro artículos que alcanzan las cuatro páginas y dos que llegan a tres. No me importaría que las futuras publicaciones continuasen engordando y los artículos fuesen extendiéndose, aunque el precio aumentase —siempre que sea una subida cabal, ¡claro!. En ocasiones se asocia al juego clásico o a los productos OSR con el minimalismo, el esbozo y la concreción; y creo que eso ni se ajusta a la realidad, ni es positivo para los aficionados. La síntesis, la sencillez y el resumen son cualidades presentes en los orígenes del rol, pero de ninguna manera deberían ser elementos omnipresentes que uniformicen y constriñan la creatividad de cada uno con el único objetivo de adherirse a una corriente como la OSR. Por tanto, me parece un cambio valiente, inteligente y muy positivo.


En segundo lugar, y hablando en general, los artículos tienen más enjundia que en el número anterior, posiblemente a consecuencia de lo comentado anteriormente. Si bien sigue habiendo una sobreexplotación del recurso de las tablas de resultados aleatorios (cinco de doce artículos van en esta onda), encontramos varias aportaciones que ahondan con mayor profundidad en los temas que tratan. A este respecto, me ha gustado especialmente el artículo de Javier García +Dwayne Hicks —que presenta un juego de rol completo, Vieja Escuela, resumido en cuatro páginas DIN A5 siguiendo la estela de Microlite74 e inspirado, si no me equivoco, en Swords & Wizardry White Box con algunos toques de la rama básica de D&D y de su quinta edición. Los pequeños modificadores de Característica, la ausencia del Clérigo y las reglas de distintos estilos de combate denotan que Javier conoce bien las Philotomy's Musings de Jason Cone, o que al menos está en sintonía con las ideas que presentan.

También son muy interesantes las reglas de Justas y torneos presentadas por +Jordi Morera para Aventuras en la Marca del este (fácilmente transportables a cualquier reglamento OSR). Soy de la opinión de que los "minijuegos" (los sistemas independientes de reglas dentro del conjunto de normas) son una característica definitoria del estilo de juego clásico: justas, combate de masas, batallas navales, gestión de fortalezas, habilidades de ladrón, etc.; pero también prefiero y ruego encarecidamente que esos sistemas sean ligeros y no se aparten demasiado del espíritu de las reglas principales, ya que se les supone accesorios. Justas y torneos presenta todas esas características. Es sencillo, elegante, eficiente y está bien documentado.


Para acabar, me ha gustado el tono de Eneko Menica en su artículo Ah, haber elegido muerte..., una serie de consecuencias azarosas que ocurren con cada resurrección de un Personaje. Revivir de entre los muertos debería tener ciertas consecuencias, y Eneko ahonda en esta idea ofreciendo eventos singulares para un no menos singular momento: el de volver del más allá. Sin duda, un añadido apropiado para una ocasión excepcional pero no impensable en un juego OSR. Éstas son las reglas de la "vieja escuela" que realmente me atraen, porque creo que con poco esfuerzo de aplicación aportan algo interesante al juego y abren la puerta a una posible situación memorable.

El fanzine no se queda aquí. Cuenta con un prólogo de +Pedro Gil, tres módulos cortos a modo encuentro (Bailando con elfos de +Variable, La Torre del oráculo de Isidoro Campaña y 5 aventureros 5 de +jose masaga), dos páginas centrales representando un tablón de anuncios con ganchos de aventura, y tres hojas sueltas; dos de las cuales sirven para montar una pantalla "hazlo-tú-mismo" del juego Vieja Escuela de Javier García, y la otra recoge las correspondientes hojas de Personaje. Por mi parte, no queda más que recomendar esta nueva entrega, y esperar con interés la siguiente. Creo que los autores han agotado sus existencias (la tirada ha sido de 300 ejemplares), pero todavía puede conseguirse este segundo número en las tiendas online del ramo.  

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario