sábado, 19 de noviembre de 2016

Vieja Escuela nº 1


Ayer me llegó a casa el número inaugural de Vieja Escuela, un fanzine de 24 páginas en formato A5 cuyo objetivo, como se indica en su contraportada, es revivir el espíritu de los 80 y 90, en lo que a juegos de rol se refiere. El proyecto, impulsado y coordinado desde el País Vasco por +Eneko Menica  y +Eneko Palencia, se encuadra dentro de movimiento Old School Renaissance (OSR).

Vieja Escuela nos transporta directamente a finales de los 80 y principios de los 90, cuando en España proliferaron multitud de fanzines como PlayRol, Mercenario o el longevo y anual Rosa Negra. El artículo cuenta con una introducción del celebérrimo +Ricard Ibáñez, y nueve artículos de otros tantos autores, la mayoría de ellos conocidos dentro del mundo de los blogs de rol. A tenor de lo que los dos responsables cuentan en una entrevista del canal de YouTube Rol Salvaje, el contenido que Vieja Escuela lleva y va a llevar en cada número se decide mediante votación en el grupo de Google+ que utilizan para coordinarse. Aunque los artículos no se ciñen a un sistema de juego específico es decir, no hacen alusión a ningún reglamento concreto, el aroma que destilan todos es claramente dungeonero. Sólo hay una excepción: uno de los artículos incluye estadísticas tanto para D&D 5 como para AD&D 2.

Torteta del Cinca Medio, cinta de Vómito, pantallas de D&D Básico, cartas malas de
 aliados de Spellfire, y el fanzine. ¡Esto es vieja escuela!
En la entrevista anteriormente mencionada, se alude a que en el futuro puede haber números inspirados en otros juegos clásicos o para sistemas concretos (supongo que MERP, La Llamada de Cthulhu, Stormbringer o RuneQuest nos vienen a todos rápidamente a la cabeza, pero no estaría mal ver cosas para otros juegos de Joc Internacional como Star Wars, Paranoia —ahora que va a haber nueva edición francesa—, Aquelarre o Rolemaster. Puestos a pedir, sería un puntazo que sacasen cosas para Empire of the Petal Throne, Tunnels & Trolls o The Arduin Grimoire, pero entiendo que quedarían abocados a conectar un público muy escaso). Quizá sea una buena idea incluir algún artículo con un sistema de los retroclones ahora en boga en España: Aventuras en la Marca del Este, Labyrinth Lord, Clásicos del mazmorreo, Swords & Wizardry o Lamentations of the Flame Princess


La maquetación es limpia y sencilla pero hecha con mucho criterio y gusto. Un gran trabajo de Eneko Palencia. También hay que valorar el trabajo de corrección hecho por Domingo Cuenca del blog +Rol de los 90: no he sido capaz de detectar ni una sola errata. Una labor impecable, también de los autores en la parte que les toca, por supuesto.

No voy a destripar el contenido del fanzine, pero sí debo indicar que éste incluye una hoja de premios "títulos oficiales coleccionables" que el DM puede entregar a sus Jugadores en forma de recortables, si han sido buenos y han aguantado sus monsergas. También he de decir que me ha gustado mucho el artículo de +Jordi Morera, un juego de azar y apuestas ficticio llamado Enanos y gigantes.


Hasta aquí las alabanzas, ahora voy a permitirme el lujo de dar algún consejo por si pueden servirles a los responsables y a los autores. Espero que se entienda que estos pequeños peros están formulados siempre desde una óptica constructiva.
  • 24 páginas en A5 se me antojan muy escasas. Los fanzines de la época solían tener más, normalmente en torno a 40 ó 50. Además, creo que antes que el papel satinado de "madera de ent", le pegaba más algún papel mate.
  • Al hilo de lo anterior, que cada artículo quede constreñido sólo a dos páginas (es decir, lo que cabe en una cara de un folio A4) provoca que su contenido sea un esbozo poco desarrollado. Creo que habría estado mejor que hubiesen entrado en el número menos autores, pero que hubiesen podido explayarse más. Hay que ser muy muy bueno para que en tan poco espacio puedas ofrecer algo cerrado y atrayente.
  • Las ilustraciones están muy bien, pero tienen un no sé qué que no me recuerda a los estilos de los 80 y 90. Quizá sea el modo de entintar, o un cierto regusto a comic europeo, pero creo que el apartado gráfico no acaba de estar bien conseguido. Yo les recomendaría a los autores que buscasen como inspiración ilustraciones de Jeff Dee, Dave LaForce, David Sutherland, Jim Roslof, William Church, Luise Perenne, Craig James Smith o Karen J. Engelsen.
  • Puede que sea un poco picajoso (y sin el puede), pero creo que el humor de los juegos de la época, que lo había y mucho, era un poco más sutil, más centrado dentro de la propia fantasía que trataban de emular. Esto es un tema de corrección de estilo, muy insignificante, pero ahí lo dejo.
  • Quizá para este primer número haya demasiada proliferación de artículos con tablas de resultados al azar. Las tablas al azar eran un recurso muy presente en la época, pero pocas veces eran protagonistas indiscutibles de un producto.
  • En la primera tabla del primer artículo (Tablas aleatorias de festividades), independientemente del resultado que obtengas, siempre hay un "para", por lo que todas las fiestas tendrán un motivo oculto para su celebración, impidiendo que haya festividades "normales". Quizá sea una decisión de diseño.
  • Es Tarrasque, siempre Tarrasque, ¡no Tarasca! :)

En resumen, una iniciativa muy prometedora que ha conseguido agotar su tirada de 250 ejemplares en muy pocos días. Esta buena acogida no se debe sólo al factor nostalgia, si no a una idea bien pergeñada y a un trabajo bien parido. Le auguro a Vieja Escuela un futuro muy prometedor si siguen por esta línea. Podéis encontrarlos en su propio grupo de Google+.



No hay comentarios:

Publicar un comentario