jueves, 20 de octubre de 2016

¿Sabías qué? Los libros extremos de la moralidad

Dos de los libros más extendidos y populares de la edición 3.x de D&D fueron el Libro de la oscuridad vil y el Libro de las obras elevadas Book of Vile Darkness (de Monte Cook y Bruce R. Cordell; para D&D 3.0 en 2002) y Book of Exalted Deeds (de James Wyatt, Christopher Perkins y Darrin Drader entre otros; para D&D 3.5 en 2003), publicados por Wizards of the Coast y editados en castellano por Devir Iberia en los mismos años que los originales americanos. Ambos manuales genéricos se encargaban de reglar (sobretodo reglar) y alimentar los dos extremos del culto a los dioses y las éticas más polarizadas; respectivamente las fes y filosofías de componente o Alineamiento "bueno", y las de componente o Alineamiento "malvado". La pareja fue especialmente conocida debido al Libro de oscuridad vil, siendo éste el primer suplemento de D&D con la etiqueta de "sólo para adultos" debido a su supuesto contenido incómodo y maduro (drogas, corrupción, posesión, invocación de demonios, ... temas que no gusta sacar a colación dentro de determinados sectores de la sociedad estadounidense). Posteriormente, el Libro de obras elevadas también llevaría la misma etiqueta.


Curiosamente, aunque es un dato menos conocido, hasta donde yo sé, el Libro de obras elevadas es el único manual de D&D que tiene referencias directas al gnosticismo, al hacerse eco de Pistis Sophia y los Arcontes de Hebdomad, cuando hasta ese momento los Arcontes (Paragons, Parangones) sólo habían encarnado arquetipos de ámbito general como "espada", "guardián", "tomo", "trompeta", etc. en productos como el Manual of the Planes, la caja de Immortals, la Rules Cyclopedia o el compendio de monstruos de Outer Planes. Quizá este hecho se deba a que uno de sus diseñadores, James Wyatt, sea ministro (sacerdote) de la Iglesia metodista. Existe algún bloguero americano que ha querido trazar líneas más o menos claras entre los Sacerdotes y Clérigos del juego y las corrientes precristianas, pero ése es un tema peliagudo que sin duda daría para otro (posiblemente muy soporífero y gafapastíl) artículo.

Para mí, ambos manuales pasaron sin pena ni gloria por la estantería y se quedaron en una caricatura de lo que pretendían representar (de hecho, me hace gracia que el grado de "madurez" se determine según el número de demonios, torturas o drogas que aparecen en un libro). Pero, ¿qué es lo que querían representar estos dos manuales?


Tanto el Libro de las obras elevadas como  el Libro de oscuridad vil aparecieron por primera vez en la Dungeon Master's Guide para AD&D 1ª Edición creada por Gary Gygax en 1979. Ambos libros eran objetos de magia miscelánea (es decir, no eran artefactos únicos) que, como muchos cetros y varas, sólo podían utilizar los Clérigos. Nada más que los Clérigos del Alineamiento correcto podían leer uno de estos libros y beneficiarse de la subida de un Nivel, mientras que el resto de Categorías y de Clérigos de otros Alineamientos sufrían diversas y variadas calamidades que iban desde pérdida de Niveles, a pérdida de Inteligencia o incluso de Puntos de Golpe.

¿El texto en pseudo-yidis del dibujo querrá decir algo?


Así, los dos manuales publicados por Wizards of the Coast son un homenaje; un guiño a la magia de la primera edición avanzada de D&D, realizado más de 20 años después. Consistió en editar en el mundo real un objeto que hasta entonces pertenecía a la ficción; algo parecido, salvando las distancias, a lo que ocurrió con el Necronomicon de H.P. Lovecraft o con el Book of Counted Sorrows de Dean Koontz.

Los libros aparecieron también como objetos de magia miscelánea en la Guía del Dungeon Master de AD&D 2ª Ed., idénticos en contenido a los de AD&D 1ª Ed. En 1997, el juego de ordenador Birthright: The Gorgon's Alliance de Sierra Online (el cual es un producto oficial de TSR y de su entorno Birthright) incluía en su desarrollo dos objetos mágicos llamados igual que los libros que hoy nos ocupan y que funcionaban de forma similar a cómo lo hacían en AD&D. Con la salida de D&D 3.0, Wizards of the Coast tomó la decisión, ya no sólo de adaptarlos al nuevo reglamento y a la nueva ficción, si no de editar libros "reales" con los mismos títulos que los objetos ficticios.



Con la salida de D&D 3.5, la editorial realizó una actualización de los dos objetos mágicos, convirtiéndolos en artefactos menores. En 4ª Edición volvió a editarse un nuevo Book of Vile Darkness (no traducido al español), si cabe menos inspirado y más anodino aún que el anterior. El Book of Exalted Deeds jamás fue publicado para esa edición, aunque como era previsible ambos siguieron existiendo en la ficción en forma de artefactos menores. En 2012, la tercera parte de la ignominiosa saga cinematográfica de Dungeons & Dragons llevo como subtítulo "The Book of Vile Darkness", apareciendo este objeto mágico en el nudo central sobre el que gira la trama. En D&D 5, de nuevo aparecen ambos artefactos en la respectiva Dungeon Master Guide. Quién sabe si en un futuro volveremos a encontrarnos de nuevo con estos misteriosos tomos.


2 comentarios:

  1. Veo que comentas poco sobre el contenido, pero el recorrido histórico está muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sr. Rojo. Sí, el motivo de estas entradas de "¿Sabías qué?" es recoger anécdotas, curiosidades y datos poco conocidos de D&D, y mostrarlos de forma (relativamente) breve. Los artículos que hablen extensamente del contenido de los manuales siempre llevarán la etiqueta #Reseñas.

      Eliminar