miércoles, 10 de agosto de 2016

Pantalla del Dungeon Master

Serie TSR: Core Products - Screens
Referencia TSR: 9263 REF1 Dungeon Master's Screen (w/module "Terrible Trouble at Tragidore")
Año de publicación TSR: 1989

Referencia Ediciones Zinco: 104
Año de publicación Ediciones Zinco: 1992

Ver índice completo de reseñas 

Atención: esta reseña puede contener SPOILERS para Jugadores
Si eres Jugador y sigues leyendo, posiblemente es porque te has equivocado de afición.




De nuevo reseño un producto de la serie REF, aquella que mezclaba material tanto para primera como para segunda edición de AD&D. En este caso le toca el turno a la Pantalla del Dungeon Master, un producto aparentemente sencillo pero que tiene más miga de lo que parece, ya que diseñar unas pantallas útiles, cómodas y duraderas no es tan sencillo, y menos en la época que estamos hablando, julio de 1989 y la correspondiente y totalmente correcta edición de Zinco tres años después.

Este producto, diseñado por Jean y Bruce Rabe, es hijo directo de la REF1 original de 1985, la Pantalla revisada de AD&D 1ª Ed. (que, en realidad, venía con dos pantallas de tres cuerpos, una para los Jugadores y otra para el DM), la cual a su vez tenía su origen en la Pantalla del DM primigenia, la de 1979 para AD&D 1ª Ed. Por tanto, estamos ante un producto que es una revisión de una revisión.

La pantalla sólo tiene tres cuerpos, algo bastante habitual que ocurría con otros juegos contemporáneos (más tarde comenzaron a popularizarse las más aparatosas y a la vez completas pantallas de cuatro cuerpos). La altura de cada cuerpo se corresponde a algo menos que un A4, lo que también se corresponde con lo estándar de la época (también llegarían más tarde pantallas más bajas con mayor estabilidad que dejaban ver mejor la mesa).

En lo que realmente destaca la pantalla es en el cartón utilizado. Sin ser excesivamente grueso (lo cual es bueno para plegarlas, transportarlas y guardarlas, véanse las pantallas de Vampiro: el Requiem como ejemplo de aparatosidad), tiene el peso justo para que no se doble sobre sí misma (lo que sí ocurría con algunas pantallas de La Factoría, Ludotecnia, M+D, Joc Internacional, ... salvo joyas como las Pantallas de La Llamada de Cthulhu de Joc a cuatro paneles y dibujo exterior propio), y al tener pocos cuerpos es bastante resistente a los golpes de viento, a pesar de la altura de los mismos. El cartón es resistente y aguanta bien el paso de los años y las piedras y cócteles Molotov que suelen lanzar los Jugadores desde el otro lado.


La portada es una magnífica ilustración de Jeff Easley que ocupa un sólo cuerpo exterior, dejando el cuerpo exterior central para una innecesaria descripción del producto (¿qué más les dará a los Jugadores lo que viene con estas pantallas?) que invita a su compra en la tienda cuando la Pantalla está plegada, pero que podría haber sido aprovechado con alguna información útil adicional para los Jugadores. La mitad de ese cuerpo y el cuerpo exterior restante contienen tablas importantes para los Jugadores como las de modificadores por cobertura y ocultación; tiradas de salvación de objetos (las cuales, en realidad, deberían estar del lado del DM, ya que aparecen en la Guía del Dungeon Master); posibilidades de expulsión de muertos vivientes; modificadores de Iniciativa, de combate y de forcejeos con armadura; índices de cambio de monedas; GAC0s calculados; alcance de armas de proyectiles y resultados de golpes y forcejeos.

El lado del DM contiene las tablas básicas para hacer que el juego funcione. En este caso, el espacio está muy bien aprovechado y no se echa en falta nada. Se vuelven a repetir algunas tablas que están por el lado exterior, como la de los GAC0s calculados, las de modificadores a iniciativa y al combate, y la de ahuyentar muertos vivientes; pero aparecen otras muy necesarias como el listado completo de armas (que ocupa un cuerpo entero, el derecho), las tiradas de salvación de Personaje, los límites de visibilidad, los modificadores de combate, los índices de Moral y sus modificadores, la Reacción en Encuentros, las Categorías de Armadura, los porcentajes de habilidades de Ladrón, y los modificadores de Sorpresa.





La Pantalla viene con un módulo/aventura, Terrible Problema en Tragidore (Terrible Trouble at Tragidore), de 16 páginas que está destinado a 4-6 Personajes de Niveles 5 a 8, y es un módulo compatible con ambas ediciones de AD&D basado en el módulo original de torneo de la RPGA. La RPGA es una asociación creada por TSR en 1980 y dirigida en sus inicios por Frank Mentzer (el autor entre otras cosas de la famosa "edición Mentzer" de D&D BECMI) con el objetivo de conectar jugadores en los tiempos donde no existía Internet y organizar convenciones y partidas a modo torneo, es decir, con Personajes habitualmente pregenerados, sistemas de puntos y clasificaciones, eventos que luego tienen impacto a nivel mundial en el desarrollo del mundo de juego oficial (las llamadas living campaigns, como la primera de ellas, Living City en Farallón de los Cuervos de Reinos Olvidados que duró de 1987 a 2004), etc. Algunos módulos y revistas venían con tarjetas postales para unirte a la asociación americana o recibir su magazine, el Polyhedron. En la actualidad, la RPGA pertenece a Wizards of the Coast. Como anécdota, los responsables de Ediciones Zinco tradujeron la descripción de la aventura como "módulo de torneo del videojuego RPGA" (sic).


Es curioso que un producto básico como la Pantalla venga con un módulo para Personajes de Nivel medio (5-8). Hubiera sido más lógico que el módulo/aventura ofrecido fuese para Personajes de Nivel bajo, pero desconozco el motivo de la inclusión de este material. Incluso aún hubiera visto más normal que, en lugar de incluir un módulo, se hubiese incluído algún suplemento de ayuda, referencia o consulta para el DM, como pasaba con la REF1 de AD&D 1ª Ed., y como ocurrió años más tarde (1995) con la reedición de este producto y su traducción al castellano por parte de Martínez Roca.

Sí es cierto que el propio módulo contiene bastantes consejos para el DM, incluyendo algunos apuntes acerca de cómo adaptarlo para campañas ya en marcha o grupos de Niveles más bajos, cómo interpretar a PNJs, cómo esparcir rumores en las áreas pobladas o cómo tratar los encuentros al azar con monstruos errantes; consejos todos ellos destinados a introducir en el estilo de juego clásico al DM nóvel. El módulo en sí está bastante bien, dentro de su sencillez y estructura tradicional totalmente lineal, aunque se echan en falta unas consecuencias y conclusiones finales que permitan expandir el entorno, o algunos ganchos repartidos aquí y allá para crear un pequeño sandbox.
En el texto se recomienda echar un vistazo al Monster Manual II y al Fiend Folio de AD&D 1ª Ed. para dar vida a los principales antagonistas del módulo, pero en su lugar recomiendo consultar el Apéndice I al Compendio de Monstruos I, que es para la 2ª Edición, está editado en castellano y contiene todo lo necesario acerca de dichos antagonistas.


En conclusión, esta Pantalla del Dungeon Master es un producto más que correcto, con un añadido en principio un poco flojo o fuera de contexto, pero al que se le puede sacar su jugo. En el momento de su publicación, era un producto básico y casi necesario, pero con los años fue siendo superado por las distintas pantallas que irían apareciendo para los distintos entornos de campaña de AD&D 2ª Ed. y que reseñaré en su momento, así como por su revisión de 1995. 


Edición


Arte


Contenido


Organización / Legibilidad


Utilidad 

No hay comentarios:

Publicar un comentario