viernes, 8 de julio de 2016

Crónica de Bresnius · VI

16 de tarsakh del año 1368 CV
Al noreste de Velezhûil, Bosque de Cormanthor

El alba llega pronto tras el combate. Lo primero que hacemos es acudir al montículo central del ritual que tuvo lugar la noche anterior, e intentar localizar aquello que estuviera tratando de recuperar el ser vegetaloide. Deshago poco a poco el amontonamiento de partes de diversas plantas, hasta que una cáscara de cangrejo lacustre llama poderosamente mi atención. Coincide. Enseguida recuerdo que las cortinas del templo circular de los videntes de Velezhûil estaba confeccionado con conchas y cáscaras de animales del lago. Es la prueba definitiva que hace que mis compañeros también sospechen de los videntes como parte responsable de lo que está sucediendo y debemos desvelar. Guardo la cáscara de cangrejo como prueba.

Almorzamos copiosamente y nos disponemos a continuar tras el rastro, en ascenso por el bosque de Cormanthor. El día avanza hasta que al mediodía llegamos al linde del bosque. Ante nosotros se abre una hondonada, cubierta de una densa bruma, que se sitúa a los pies de una pequeña montaña por la que asciende un pedregoso camino. Tanto en la hondonada como en el camino, el terreno ya no muestra rastros que poder seguir.

Decidimos adentrarnos en la depresión, caminando en formación cerrada, pues la niebla que cubre la zona es prácticamente impenetrable a la vista. Tras haber profundizado un trecho, una enorme estatua partida por la mitad surge ante nosotros. Se trata de una figura de bronce que representa a un elfo dorado que alza una espada especialmente elaborada, una hoja élfica, capaz de recoger el poder y la esencia de los grandes ancestros elfos tras su muerte. No hay duda de que es Eltargrim Irithyl. Cuando menciono que durante su juventud, los elfos videntes de Velezhûil fueron coetáneos del coronario, Bathory indica con acierto que el elfo vidente que se dirigió a nosotros y a la escritura con más desprecio era el único dorado; aquellos que detestan los textos no son de fiar. La estatua está en parte cubierta de hiedra, lo que nos recuerda a los vegetaloides, pero tras examinarla en detalle no logramos averiguar siquiera hace cuánto tiempo fue abatida. Lo que sí parece más claro es que la destrucción de la misma fue deliberada, ya que se conserva en buen estado al margen de la rotura.

Seguimos avanzando durante un tiempo hacia el fondo de la vaguada, y de nuevo, entre la bruma aparece algo que nos sorprende. Se trata de una necrópolis de túmulos. Examinando las lápidas, rápidamente advierto que se trata del campo de la batalla entre Eltargrim Irithyl y su primo Mylearn, el señor de la espesura, sucedida en el año 157 ante CV. Es un descubrimiento relevante para la Historia de Cormanthyr. Mylearn se opuso a la apertura de Semberholme que impulsaba el coronario, por lo que pretendió hacerse con el control del Sitial para debilitarle, pues Eltargrim había comenzado a vender bronce a los hombres del Valle Profundo y de la naciente ciudad de Alta Luna. La victoria de Eltargrim supuso un punto de inflexión en el proceso de apertura, ya que no surgieron más voces en contra de su nueva política dentro del reino, lo cual posibilitó la ocupación por nuestros antepasados de las Tierras de los Valles. Desconozco el destino de Mylearn tras la batalla, pero es sabido que su lugarteniente, el hojacantante Findol Cran, cayó durante el combate. Cuando menciono que la nobleza élfica del antiguo Semberholme era de sangre dorada, Astric indica con gran perspicacia que el elfo dorado vidente bien puede estar emparentado con Mylearn. Esta mediana no deja de sorprenderme.

Vamos a buscar el túmulo de Findol Cran, quizá así desvelemos algo más sobre el misterio que perseguimos, aunque me temo que su espada ya no esté allí y se encuentre en el cinto de quien está continuando la lucha de Mylearn. Espero que, como paladín que es, la célebre capacidad de Tomas para detectar las intenciones perversas nos sea de ayuda en el campo de túmulos. Y me pregunto hasta qué punto la niebla del lugar tiene un origen natural, si hay algo de la Urdimbre en ella.

Bresnius de Mystra, servidor del Misterio


Túmulo en el campo de la batalla entre Eltargrim Irithyl y Mylearn


No hay comentarios:

Publicar un comentario